miércoles, 11 de octubre de 2017

Reto de las 52 semanas para ahorrar

Uno de los errores más frecuentes al iniciar el ahorro es establecer grandes cantidades cuando no se tiene el hábito ni la capacidad monetaria, para no afectar la estabilidad en pagos y necesidades futuras.


Eduardo Corona, director general de la asesora financiera Portento, explica que si no se tiene un plan en concreto, como la compra de un auto, los pagos para una boda o un viaje, el ahorro debe iniciarse con cantidades pequeñas, por más insignificantes que parezcan, pues aunque sólo sean 10 pesos, este comienzo permitirá dar continuidad hasta que la cantidad pueda aumentarse gradualmente.

“Nuestro cerebro alcanza mayores voluntades cuando vamos generando motivaciones pequeñas, y si empezáramos con cantidades mayores sería psicológicamente muy doloroso, al principio no te sentirías cómodo. Con avances pequeños te da confianza de que lo vas a lograr”.

Ante ello, Portento propone un sistema de ahorro en el que durante un año, de manera escalonada, puede ahorrarse poco más de 34 mil pesos sin afectar tanto el bolsillo en su inicio, además de invitar al ahorrador a generar el hábito de gastar inteligentemente.

“El reto de las 52 semanas” consiste en ahorrar semanalmente —durante todo un año— 25 pesos, monto al que cada siete días deberá sumarse 25 pesos más a la cantidad que se va generando, es decir, la primera semana serán 25, la segunda 50, la tercera 75, la quinta 100 y así, progresivamente hasta generar un guardadito de 34 mil 450 pesos, si se sigue al pie de la letra el plan.


“Es un programa para aquellas personas que no tienen el hábito de ahorrar. No necesariamente deben ser 25 pesos, puedes empezar con menos o más, la idea es que te acostumbres a disponer de una cantidad semanal y apartes ese dinero para algún objetivo o emergencia”.


Aunque a partir de la semana 20 deben ahorrarse más de 500 pesos semanalmente y esto implique un impacto directo al bolsillo, Eduardo Corona destaca que este modelo de ahorro funciona cuando se logran establecer las prioridades del ahorrador y se distribuye correctamente el salario (en servicios, deudas y gastos personales).


“Al ahorrar se crea una conciencia mayor sobre el gasto. Ahorrar no significa ‘no gastar’, sino gastar inteligentemente; el programa nos ayuda a que seamos más conscientes sobre la manera en que gastamos y manejamos el dinero”.


Corona afirma que los 34 mil pesos finales —del plan de ahorro— pueden ser un fondo de emergencia, lo que en un ingreso promedio, representa tres meses de salario laboral que puedan garantizar gastos fijos: alimentos, transporte y servicios, en caso, por ejemplo, de quedarse sin trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario